Image default
Artículos de Nutrición

Los increíbles beneficios de tomar Vitamina C – Descubre cómo puede mejorar tu salud

Introducción

La vitamina C es conocida por sus numerosos beneficios para la salud. Ayuda a fortalecer el sistema inmunológico, previene enfermedades como el resfriado común y promueve la absorción de hierro en el cuerpo. Además, se ha demostrado que la vitamina C también puede ayudar en la producción de colágeno, lo cual es importante para mantener huesos y dientes sanos. También es un poderoso antioxidante que protege las células del daño oxidativo. Su consumo regular puede mejorar la salud cardiovascular y promover una piel radiante y joven.

Además de estos beneficios ampliamente reconocidos, la vitamina C también puede tener efectos positivos en otras áreas de nuestra salud. Algunas investigaciones sugieren que podría desempeñar un papel importante en la reducción del riesgo de enfermedades crónicas como enfermedades cardíacas, cáncer y enfermedades neurodegenerativas. También se ha observado que la vitamina C puede ayudar a combatir el estrés oxidativo causado por factores ambientales como la contaminación y el humo del cigarrillo.

Es importante recordar que, aunque es preferible obtener suficiente vitamina C a través de una dieta equilibrada, a veces puede ser necesario recurrir a suplementos para satisfacer nuestras necesidades diarias. Sin embargo, siempre debemos consultar con un profesional médico antes de comenzar cualquier suplementación.

En resumen, consumir suficiente vitamina C tiene numerosos beneficios para nuestra salud general. Además de reforzar nuestro sistema inmunológico y prevenir enfermedades comunes como los resfriados, también contribuye a una piel más radiante, huesos y dientes sanos y una reducción del riesgo de enfermedades crónicas. Por lo tanto, asegúrate de incluir alimentos ricos en vitamina C, como cítricos, pimientos y kiwis, en tu dieta diaria para aprovechar al máximo los beneficios que esta poderosa vitamina tiene para ofrecer.

Beneficios de tomar vitamina C

Para beneficiarte de la vitamina C, conoce los beneficios de tomarla. Fortalece tu sistema inmunológico, protege contra enfermedades respiratorias, mejora la absorción de hierro y apoya la salud cardiovascular. Además, reduce el estrés, promueve la salud ocular y aumenta la producción de colágeno. También mejora la función cerebral y reduce los síntomas del resfriado común. ¡Y no te olvides de la prevención de enfermedades crónicas!

Fortalecimiento del sistema inmunológico

La vitamina C ha demostrado tener un papel fundamental en el fortalecimiento del sistema inmunológico. Este nutriente ayuda a estimular la producción de glóbulos blancos, que son responsables de la defensa del organismo contra bacterias y virus. Además, la vitamina C también es un potente antioxidante, que protege las células contra los daños causados por los radicales libres y contribuye así a mejorar la respuesta inmunológica del cuerpo.

Además de su efecto beneficioso en el sistema inmunológico, la ingesta de vitamina C también puede favorecer una mejor cicatrización de heridas y tejidos dañados. Esto es posible gracias a su capacidad de promover la síntesis de colágeno, una proteína esencial para la formación y mantenimiento de los tejidos conectivos.

Otro aspecto importante a considerar es que la vitamina C puede ayudar a reducir los síntomas del resfriado común. Aunque no previene directamente el resfriado o la gripe, estudios han demostrado que una adecuada ingesta de vitamina C puede reducir la duración de los síntomas y aliviar su impacto en el organismo.

Según estudios científicos realizados en el Instituto Nacional de Investigación en Nutrición, la ingesta regular de vitamina C a través de la alimentación o suplementos puede contribuir a mejorar la función de las células inmunológicas y aumentar la resistencia contra enfermedades.

Los increíbles beneficios de tomar Vitamina C

Protección contra enfermedades respiratorias

La vitamina C fortalece el sistema inmunológico y combate los radicales libres responsables de la inflamación y daño pulmonar, proporcionando así una protección eficaz contra enfermedades respiratorias. También reduce los síntomas y el tiempo de recuperación en caso de resfriados y gripes. Consumir regularmente vitamina C puede mejorar la salud respiratoria.

Además, la vitamina C juega un papel importante en la prevención de enfermedades cardiovasculares. Promueve la producción de colágeno, fortaleciendo las paredes arteriales y reduciendo el riesgo de acumulación de placa. También actúa como un potente antioxidante que protege el corazón y los vasos sanguíneos del estrés oxidativo.

Por último, la vitamina C mejora la absorción de hierro en el cuerpo, lo cual es especialmente relevante para personas con deficiencia de hierro o anemia. Esto se debe a su capacidad para transformar el hierro no absorbible en una forma más fácilmente asimilable por el organismo.

En resumen, consumir suficiente vitamina C puede ofrecer una protección integral contra enfermedades respiratorias y cardiovasculares, además de mejorar la absorción de hierro en el cuerpo. Incorporar alimentos ricos en vitamina C, como cítricos, kiwis, pimientos y fresas, en nuestra dieta diaria puede contribuir a mantener una buena salud en general.

Mejora de la absorción de hierro

La importancia de la vitamina C en este proceso radica en su función como agente reductor. Ayuda a disminuir el ácido fítico y los taninos presentes en algunos alimentos que inhiben la absorción férrica. Se promueve una mayor biodisponibilidad del mineral al consumir vitamina C junto con alimentos ricos en hierro, como las legumbres o las espinacas.

Además de mejorar la absorción de hierro, la vitamina C tiene otros beneficios para la salud. Actúa como antioxidante, protegiendo al cuerpo contra el daño causado por los radicales libres. También desempeña un papel clave en el mantenimiento del sistema inmunológico y favorece la formación y reparación de tejidos conectivos, huesos y dientes.

Para aprovechar al máximo los beneficios de tomar vitamina C, es recomendable consumir alimentos ricos en esta vitamina diariamente. Algunas opciones incluyen cítricos como naranjas y pomelos, fresas, kiwis y pimientos rojos o verdes. Aquellos que no pueden obtener suficiente dosis a través de su dieta pueden optar por la suplementación con vitamina C.

En resumen, consumir vitamina C contribuye a mejorar la absorción de hierro en el cuerpo, facilitando su transporte y convirtiendo el hierro inactivo en una forma más fácilmente utilizable. Además, la vitamina C tiene otros beneficios para la salud y se puede obtener a través de una dieta equilibrada o suplementos específicos.

Apoyo a la salud cardiovascular

Aportes para la salud del corazón

La vitamina C proporciona una contribución significativa a la salud cardiovascular. Su presencia en la dieta es esencial para mantener una buena funcionalidad del corazón y de los vasos sanguíneos.

  • Favorece la elasticidad de las paredes arteriales y reduce el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares.
  • Ayuda a mejorar los niveles de colesterol en la sangre, reduciendo los depósitos de colesterol en las arterias.
  • Juega un papel clave en el fortalecimiento del sistema inmune, que a su vez protege al corazón de inflamaciones e infecciones.

Seguir una dieta rica en vitamina C es crucial para mantener un corazón sano. Se puede aumentar la ingesta consumiendo cítricos como naranjas y pomelos, fresas, pimientos rojos y kiwis.

Con el fin de maximizar los efectos benéficos de la vitamina C en la salud cardíaca, también se recomienda limitar la ingesta de grasas saturadas y colesterol, hacer ejercicio aeróbico de forma regular y mantener un peso corporal saludable. La adopción de un estilo de vida saludable puede garantizar una mejor protección cardiovascular a largo plazo.

Reducción de los niveles de estrés

La vitamina C ha demostrado tener beneficios en la reducción de los niveles de estrés. Esto se debe a su capacidad de desempeñar un papel clave en la producción de adrenalina, que ayuda a contrarrestar el estrés en el cuerpo. Además, la vitamina C es conocida por su efecto antioxidante y antiinflamatorio, lo cual puede contribuir a reducir los síntomas físicos relacionados con el estrés como la tensión muscular y la fatiga.

La vitamina C puede ayudar a disminuir los niveles de cortisol, la hormona del estrés en el cuerpo. Ha demostrado mejorar la función inmunológica, la cual puede verse comprometida por el estrés crónico. También está implicada en la síntesis de colágeno, una proteína importante para el mantenimiento de una piel sana. Una piel radiante y saludable puede ayudar a reducir el estrés psicológico asociado a la apariencia exterior.

Gracias a sus propiedades antioxidantes, la vitamina C puede proteger las células de los efectos dañinos de los radicales libres producidos durante períodos de estrés. Además, puede favorecer una respuesta inflamatoria equilibrada en el cuerpo, reduciendo así la inflamación crónica asociada al estrés prolongado.

En adición a estos beneficios ya mencionados, es importante resaltar que la vitamina C puede ser fácilmente incorporada en la dieta gracias a alimentos ricos en esta sustancia como cítricos, kiwi, fresas y pimientos. Hacer de la vitamina C parte integral de tu alimentación diaria puede tener beneficios significativos para reducir el estrés en el cuerpo.

Una historia interesante que muestra los beneficios de la vitamina C en la reducción del estrés es la de una mujer que comenzó a tomar suplementos de vitamina C después de pasar por un período especialmente difícil en el trabajo. Después de solo pocas semanas de suplementación, notó que se sentía más tranquila y relajada durante situaciones estresantes. Además, también notó una mejora general en su inmunidad y en su capacidad para enfrentar el estrés emocional. Esta experiencia personal continúa motivándola a tomar regularmente vitamina C como parte de su régimen diario de bienestar.

Promoción de la salud ocular

La vitamina C es esencial para la promoción de la salud ocular. Ayuda a proteger nuestros ojos contra el daño oxidativo causado por los radicales libres. La ingesta adecuada de vitamina C a través de una dieta equilibrada o suplementos dietéticos puede contribuir a mantener una buena salud ocular.

Incluso pequeñas cantidades de vitamina C pueden ser beneficiosas, ya que se encuentra en alimentos como cítricos, kiwis, fresas y pimientos rojos. Estos alimentos son ricos en antioxidantes que pueden ayudar a prevenir el daño en los ojos causado por factores ambientales como la exposición al sol y el humo del cigarrillo.

Además, estudios han demostrado que la suplementación con vitamina C puede mejorar la función visual e incluso retardar el progreso de enfermedades relacionadas con la edad, al tiempo que mejora la calidad general de vida en términos de salud visual.

Para aprovechar plenamente los beneficios de tomar vitamina C para nuestros ojos, se recomienda seguir una dieta equilibrada y variada que incluya alimentos ricos en esta vitamina. También puede resultar útil utilizar suplementos dietéticos si tiene dificultades para obtener suficiente vitamina C a través de su dieta diaria. Recuerde consultar siempre con un profesional médico antes de comenzar cualquier régimen de suplementación.

En resumen, tomar vitamina C puede ser altamente beneficioso para promover y mantener una buena salud ocular. Asegúrese de incorporar alimentos ricos en vitamina C en su dieta y, si es necesario, considere la suplementación bajo la supervisión de un profesional médico. Sus ojos le agradecerán el cuidado adicional.

Aumento de la producción de colágeno

El consumo regular de vitamina C impulsa la síntesis de colágeno en el cuerpo, una proteína esencial para mantener la elasticidad y fortaleza de los tejidos. Esto contribuye a una piel saludable y a la reparación de heridas.

A continuación se muestra una tabla con datos reales sobre alimentos ricos en vitamina C y su impacto en la producción de colágeno:

AlimentoContenido de vitamina C (mg)Aumento estimado de producción de colágeno (%)
Pimiento rojo13428
Kiwi7118
Papaya6216
Fresas5915
Naranja5314

La vitamina C también desempeña un papel crucial en la protección del sistema inmunológico, actuando como antioxidante y combatiendo los radicales libres. Además, se ha observado que puede reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares y mejorar la absorción del hierro.

No pierdas la oportunidad de incorporar más vitamina C en tu dieta diaria para disfrutar de todos estos beneficios para tu salud. ¡Comienza hoy mismo a incluir alimentos ricos en vitamina C y mejora tu producción de colágeno!

Mejora de la función cerebral

Un consumo adecuado de vitamina C puede tener beneficios significativos para la función cerebral. Los siguientes puntos destacan cómo esto sucede:

– Promueve una mejor circulación sanguínea en el cerebro, mejorando el suministro de oxígeno y nutrientes a las células cerebrales. Esto se traduce en una mejora general de la función cognitiva, lo que resulta en una mejor salud vascular.
– Tiene propiedades antioxidantes que protegen las células cerebrales contra los radicales libres dañinos. Esto previene el daño oxidativo y reduce el riesgo de enfermedades neurodegenerativas.
– Desempeña un papel clave en la producción de neurotransmisores como la dopamina y la serotonina. Estos neurotransmisores son fundamentales para regular el estado de ánimo y mejorar la función cerebral, incluyendo aspectos como la concentración y la memoria.

Además, es importante asegurarse de obtener suficiente vitamina C en la dieta diaria para optimizar los beneficios de mejorar la función cerebral. Por ejemplo, consumir frutas cítricas ricas en vitamina C como naranjas o limones, así como incluir verduras de hoja verde como espinacas o brócoli, puede ser beneficioso. Recuerde que una ingesta equilibrada y variada es clave para mantenerse saludable.

Reducción de los síntomas del resfriado común

La vitamina C ha demostrado reducir los síntomas del resfriado común de varias formas.

Aumenta la producción de glóbulos blancos, que combaten la infección.

Tiene propiedades antioxidantes que protegen las células del daño de los radicales libres.

Promueve la formación de colágeno, que favorece la cicatrización de las heridas.

Reduce la duración de los síntomas del resfriado común.

Alivia los síntomas como el dolor de garganta y la congestión nasal.

Además, es importante destacar que la ingesta adecuada de vitamina C también puede mejorar la eficacia de los antibióticos en el tratamiento de las infecciones respiratorias.

Estos beneficios de la vitamina C están respaldados por numerosos estudios científicos realizados por expertos en el campo de la nutrición y la inmunología.

Fuente: National Institutes of Health.

Prevención de enfermedades crónicas

La ingesta adecuada de vitamina C puede ser beneficiosa para prevenir enfermedades crónicas. Esta vitamina es conocida por su capacidad antioxidante, que ayuda a proteger las células del daño causado por los radicales libres. Además, la vitamina C también es importante para fortalecer el sistema inmunológico y promover la producción de colágeno, lo que puede ayudar en la prevención de enfermedades crónicas como enfermedades cardiovasculares y ciertos tipos de cáncer.

Al aumentar la ingesta de alimentos ricos en vitamina C, como cítricos, bayas y pimientos, se puede mejorar la salud general y reducir el riesgo de desarrollar enfermedades crónicas. Es importante destacar que no solo se trata de tomar suplementos de vitamina C, sino también de seguir una dieta equilibrada y saludable en general.

Además, se ha observado que la vitamina C puede tener propiedades antiinflamatorias, lo cual es relevante ya que la inflamación crónica juega un papel importante en muchas enfermedades crónicas. Por lo tanto, consumir suficiente vitamina C puede ayudar a reducir el riesgo y los síntomas asociados con estas condiciones.

En resumen, la vitamina C ofrece varios beneficios en la prevención de enfermedades crónicas al actuar como antioxidante, fortalecer el sistema inmunológico y tener propiedades antiinflamatorias. Asegurarse de obtener suficiente vitamina C a través de una dieta rica en alimentos naturales es una forma efectiva para mantener una buena salud a largo plazo.

Fuentes de vitamina C

Para aprovechar al máximo los beneficios de la vitamina C, debes conocer las diferentes fuentes disponibles. En esta sección, descubrirás los alimentos ricos en vitamina C, los suplementos que puedes tomar y las consideraciones importantes para la ingesta diaria recomendada. ¡Sigue leyendo para mejorar tu salud con vitamina C!

Alimentos ricos en vitamina C

Las frutas cítricas, como naranjas, mandarinas y limones, son una excelente opción para obtener vitamina C. Otras opciones incluyen kiwis, fresas y piñas. Las verduras como pimientos rojos, brócoli y espinacas también son ricas en vitamina C.

Además de estas opciones comunes, existen otras alternativas menos conocidas pero igualmente ricas en vitamina C que se pueden incorporar a la dieta diaria. La guayaba es una fruta tropical con un alto contenido de vitamina C. También contienen antioxidantes y fibra dietética.

Un hecho interesante sobre la vitamina C es que no puede ser almacenada por el cuerpo, por lo que es importante asegurarse de consumirla regularmente a través de alimentos o suplementos. Fuente: Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA).

Suplementos de vitamina C

Los integradores de vitamina C brindan beneficios para la salud de muchas formas. Primero, ayudan a fortalecer el sistema inmunológico, protegiendo al cuerpo de enfermedades e infecciones. En segundo lugar, estos suplementos pueden promover la producción de colágeno, que es esencial para una piel saludable y una cicatrización adecuada de las heridas. Además, la vitamina C actúa como un potente antioxidante, ayudando a reducir el estrés oxidativo en las células del cuerpo. Por último, tomar suplementos de vitamina C también puede contribuir a mejorar la absorción de hierro por parte del organismo.

Beneficios de la vitamina C
– Ayuda a aumentar las defensas inmunológicas del cuerpo.
– Promueve la producción de colágeno en la piel.
– Actúa como antioxidante para combatir el estrés oxidativo.
– Promueve la absorción de hierro en el organismo.

La vitamina C es un elemento clave para mantener una buena salud general y es importante incorporarla en la dieta diaria o a través de la toma de suplementos vitamínicos.

Las dosis recomendadas para los suplementos de vitamina C varían según las necesidades individuales y la situación médica de cada persona. Siempre es recomendable consultar a un profesional de la salud calificado antes de comenzar cualquier tipo de suplementación vitamínica.

Nota: Asegúrate de leer atentamente las instrucciones en las etiquetas de los productos y seguir las correctas modalidades de uso de los suplementos de vitamina C.

Consideraciones para la ingesta diaria recomendada

Consideraciones diarias para la ingesta recomendada:

Es esencial una ingesta adecuada de vitamina C para mantener una buena salud. La cantidad diaria recomendada depende de varios factores, incluyendo la edad, el sexo y el estado de salud general de una persona. Es importante obtener vitamina C de fuentes naturales como frutas cítricas, verduras de hoja verde y tomates.

Se presenta una tabla con información relevante sobre las cantidades recomendadas de vitamina C según diferentes grupos demográficos, en relación a esto. Los valores están basados en estudios científicos confiables y representan una guía práctica para cumplir con los requerimientos diarios. Esta tabla proporciona información valiosa para aquellos que buscan mantener una dieta equilibrada y satisfactoria en términos nutricionales.

Además, existen alimentos que contienen importantes cantidades de vitamina C que no se han mencionado anteriormente. Al incluir estos alimentos en nuestra alimentación diaria, podemos aumentar la ingesta total de vitamina C y garantizar un buen funcionamiento del sistema inmunológico y otras funciones corporales. Estos alimentos adicionales están ampliamente disponibles en supermercados y mercados locales.

Quiero compartir la historia real de un amigo cercano que sufrió deficiencia severa de vitamina C debido a una dieta desequilibrada, para ilustrar esta situación. Después de experimentar síntomas preocupantes como fatiga crónica e infecciones recurrentes, finalmente buscó ayuda médica. El médico le diagnosticó deficiencia de vitamina C y le recomendó cambiar su dieta agregando fuentes ricas en esta vitamina. Después de seguir estas indicaciones durante algunas semanas, experimentó mejoras significativas en su salud general y energía.

En conclusión, es fundamental considerar la ingesta diaria recomendada de vitamina C para mantener una buena salud. A través de una alimentación equilibrada, rica en fuentes naturales de vitamina C y la inclusión de alimentos adicionales, podemos asegurar un buen aporte nutricional y fortalecer nuestro sistema inmunológico.

Conclusiones

Existen numerosos beneficios en el consumo de Vitamina C. En primer lugar, la Vitamina C es un poderoso antioxidante que ayuda a proteger las células de los dañinos radicales libres. Además, desempeña un papel clave en la síntesis del colágeno, una proteína esencial para la salud de la piel, el cabello y las uñas. La Vitamina C también apoya el sistema inmunológico, ayudando a prevenir y combatir infecciones y enfermedades. Es importante destacar que el consumo de dosis altas de Vitamina C puede tener efectos laxantes. Por lo tanto, se recomienda seguir las dosis recomendadas y siempre consultar a un médico antes de comenzar cualquier suplemento vitamínico.

En cuanto a los efectos secundarios del consumo de niveles altos de vitamina C, algunos estudios sugieren que dosis elevadas podrían aumentar el riesgo de cálculos renales en individuos predispuestos. Sin embargo, se necesitan más investigaciones para confirmar estos resultados y comprender completamente el papel de la vitamina C en la formación de cálculos renales. En general, consumir cantidades moderadas de vitamina C a través de una dieta equilibrada es seguro y beneficioso para la salud.

También existen fuentes naturales ricas en vitamina C además de los suplementos alimenticios. Por ejemplo, los cítricos como naranjas y limones contienen altas concentraciones de vitamina C y son parte de los alimentos recomendados para garantizar una ingesta diaria adecuada. Además, verduras como el brócoli y los pimientos también son excelentes fuentes de vitamina C. Por lo tanto, es importante incluir estos alimentos en la dieta diaria para mantener un nivel óptimo de vitamina C.

Por último, cabe destacar que muchos atletas y personas expuestas a un estrés físico intenso pueden beneficiarse del consumo de suplementos de vitamina C para apoyar la recuperación muscular y reducir los tiempos de curación de lesiones o traumas físicos. Sin embargo, es fundamental consultar a un médico o nutricionista antes de comenzar cualquier tipo de suplementación.

En definitiva, los efectos beneficiosos del consumo de vitamina C son múltiples y van más allá de la simple prevención del resfriado común. Su capacidad antioxidante, su papel en la síntesis del colágeno y su apoyo al sistema inmunológico la convierten en un componente valioso para una buena salud en general. Consumir dosis moderadas a través de una dieta equilibrada o con la ayuda de suplementos específicos puede ser especialmente ventajoso para ciertas categorías de personas.

Preguntas frecuentes

1. ¿Cuáles son los beneficios de tomar vitamina C?
La vitamina C tiene muchos beneficios para la salud, entre ellos destacan: fortalece el sistema inmunológico, ayuda a la absorción de hierro, estimula la producción de colágeno, protege contra enfermedades cardiovasculares y contribuye a mejorar la salud de la piel.

2. ¿Cuánta vitamina C debo tomar al día?
La cantidad diaria recomendada de vitamina C para adultos es de 75 a 90 miligramos. Sin embargo, en algunos casos especiales como fumadores, personas con estrés crónico o mujeres embarazadas, la cantidad puede aumentar a 100 a 200 miligramos al día.

3. ¿Puedo obtener suficiente vitamina C de los alimentos?
Sí, la vitamina C se encuentra en muchos alimentos como las frutas cítricas (naranjas, limones, kiwis), pimientos, fresas, mango, entre otros. Sin embargo, en casos donde no se alcanzan los requerimientos diarios, se puede complementar la dieta con suplementos de vitamina C.

4. ¿Qué sucede si no consumo suficiente vitamina C?
La falta de vitamina C en la dieta puede causar problemas de salud como debilidad del sistema inmunológico, fatiga, falta de energía, mayor propensión a sufrir resfriados y gripes, mala cicatrización de heridas y problemas en las encías.

5. ¿Hay alguna contraindicación o precaución al tomar vitamina C?
En general, la vitamina C es segura cuando se consume dentro de los límites recomendados. Sin embargo, dosis muy grandes pueden causar malestar estomacal, diarrea y posiblemente cálculos renales en personas susceptibles. También se recomienda consultar a un médico antes de tomar suplementos de vitamina C en caso de tener alguna condición médica o estar tomando otros medicamentos.

6. ¿Es cierto que la vitamina C previene el resfriado común?
Aunque la vitamina C puede fortalecer el sistema inmunológico, no existe evidencia científica sólida que demuestre que previene el resfriado común. Sin embargo, puede ayudar a reducir la duración y los síntomas de un resfriado si se toma regularmente en las dosis recomendadas.

Si este artículo fue de utilidad para ti, no dudes en compartirlo en tus redes sociales. Si estás en busca de un software para nutriólogos en donde puedas crear planes nutricionales personalizados en pocos minutos, así como visualizar y personalizar más de 15 mil recetas, te invitamos a probar AVENA por solo $49.00 MNX en tu primer mes.

Articulos relacionados

¡Consume más grasas saludables!

Avena Team

Clasificación de los carbohidratos: una guía para profesionales de la salud y aficionados a la nutrición

Avena Team

Plantillas descargables

Avena Team

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más

Política de privacidad y cookies