Cada vez es más frecuente escuchar del SOP o Síndrome de Ovario Poliquístico, esto se debe nada más y nada menos que porque es la enfermedad endocrina más prevalente dentro de la población femenina en edad reproductiva.

¿Cómo se ve o se siente el SOP?

  • Ciclos menstruales muy irregulares 
  • Síndrome premenstrual muy presente 
  • Problemas de fertilidad 
  • Exceso de andrógenos: vello corporal o acné  
  • Resistencia a la insulina

Causas que pueden ocasionar este síndrome

Este síndrome es multifactorial y aún se desconoce a ciencia cierta su causa, pero algunos de los factores que se consideran que pueden desencadenarlo son: 

  • Insulinoresistencia
  • Factores genéticos 
  • Estilo de vida 
  • Alteraciones hormonales 

Algo que me parece muy interesante es que dos de los factores predisponentes (insulinoresistencia y estilo de vida) son factores manipulables por nosotros mismos, por lo mismo la primera línea de tratamiento para este padecimiento es hacer cambios en nuestro estilo de vida. 

¿Qué debo comer? 

Esta es la pregunta qué más se hacen las pacientes con sop,  actualmente hay muchísima información y muchísimos tipos de dietas referentes a este padecimiento.

 Algo por donde debemos empezar para saber qué plan de alimentación es adecuado para ti primero es revisar qué síntomas de los mencionados anteriormente tú presentas y con base a esto realizar un plan de alimentación personalizado.  ¿Por qué?  porque aunque dos pacientes padecen sop no se va a presentar de la misma manera en las dos pacientes es decir cada una va a presentar diferente sintomatología y es a partir de esto que se dan las recomendaciones nutricionales.

Algunos puntos importantes que se deben de seguir en la mayoría de las dietas para sop son los siguientes:

  • Aumentar consumo de fibra 
  • Disminuir consumo de alimentos procesados y azúcares simples 
  • Disminuir el consumo de lácteos (valorar en cada caso)
  • Corregir patrones de alimentación (tiempos de comida u orden de alimentos)

Sin embargo, cualquiera de estos puntos deben analizarse siempre en cada una de las pacientes, no es necesario hacer dietas extremas, restringir grupos de alimentos o prohibirlos. Ya que esto ocasionará poco apego al tratamiento y no se lograrán los resultados esperados. 

Así que la dieta que debes de seguir es una adecuada 100% a tu caso, a tus patrones de alimentos y a los signos o síntomas que presentes de este síndrome. 

Si estás interesada en más información da click aquí!